He decidido seguir a Jesús

Un nuevo comienzo es un cambio desde nuestra vieja forma de vivir para volvernos a Jesús, el cual nos perdona y nos da nueva vida en Él.

 

La Biblia dice que "si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo."(Romanos 10:9)

Así que esto comienza con JESÚS. Al contrario de lo que probablemente hayas creído o escuchado, NO necesitas ser perfecto para ser salvo. Es porque la salvación no se trata de lo que puedes hacer, sino de lo que Jesús ya ha hecho. A través de la muerte de Jesús en la cruz, y luego de regresar de entre los muertos, Jesús tomó sobre sí mismo todo tu mal y te dio todo Su derecho a ser salvo. Si crees esto y te comprometes a seguirlo, tu vida jamás volverá a será la misma. Es tan simple como arrepentirse, pedir perdón, declarar que quieres seguir a Jesús y creer que Él es quien dice ser.

 

Creer en Jesús es el primer paso en el mejor viaje de tu vida.

No has terminado la carrera, acabas de empezar. Lo mejor está por venir.


¿Quién es Jesús?

Las preguntas que nos gustan hacer sobre Dios son interminables: “¿Es Dios real? ¿es cierto lo que sabemos de Él? y ¿qué tiene que ver Él con mi vida?, solo por nombrar algunas.

La Biblia puede no responder a todas las preguntas sobre Dios y a menudo nos lleva a hacer más preguntas, pero una de las áreas en las que la Biblia es bastante clara es en la respuesta a la pregunta: ¿quién es Jesús?. C.S Lewis, un conocido autor cristiano escribió de Jesús: “O este hombre era y es el Hijo de Dios, o un loco o algo peor. Puedes tomarlo por tonto, puedes escupirle y matarlo como a un malhechor o puedes caer a sus pies y llamarlo Señor y Dios, pero no vengas con ninguna necedad condescendiente acerca de que es un gran maestro humano. No nos ha dejado eso como una opción. No era su intención”.

Jesús elogia la confesión del apóstol Pedro como “el Mesías, el Hijo del Dios viviente” (Mateo 16:16), porque Jesús sabía que quien Él es – y podría ser para nosotros – tiene el poder de cambiar nuestras vidas. Jesús es tan único porque dos mundos se unen en él: el cielo y la tierra, lo divino y lo humano.

Sí, su nombre es el nombre por sobre todos los nombres, y su poder para crear estrellas, calmar tormentas y obrar milagros es insuperable. Sin embargo, también es el Jesús humano, el amigo personal que sabe por lo que estamos pasando y se preocupa por nosotros. Por eso la Biblia también lo llama “Emanuel”, Dios con nosotros.

Así es como Dios amó al mundo: dio a su Hijo para que nadie sea destruido; creyendo en Él, cualquiera puede tener una vida completa y duradera.

Juan 3:16 (El mensaje)


¡A Jesús le importa!

A menudo nos descalificamos del amor de Dios por nuestra historia, nuestros fracasos y defectos. En cierto sentido, es cierto... el pecado nos separó de Dios y nunca podremos compensar nuestro pecado por medio de nuestra propia superación o de nuestras buenas obras. Aquí es donde Jesús nos abre un camino, donde no lo había.

 

Pedirle a Jesús que entre a tu vida se trata de aceptar lo que no hemos ganado. La Biblia dice que nada en toda la creación puede separarnos del amor de Dios que es en Cristo Jesús nuestro Señor. Y aceptar el amor de Dios es confiar en su actitud paciente, indulgente y misericordiosa hacia nosotros. Sólo Él tiene el poder de librarnos de la culpabilidad, vergüenza y condenación para darnos una vida plena. Todo lo que tenemos que hacer es volvernos hacia Él.

Un nuevo comienzo...

Jesús se preocupa por ti. Esta es la sorprendente y difícil de creer verdad de Jesús. ¡Realmente lo hace! ¿Cómo sabemos esto?

Pedirle a Jesús que entre en tu vida es decidir someterte al plan y propósito de Dios para ti. Es un cambio desde nuestra vieja forma de vivir para volvernos a Jesús, el cual nos perdona y nos da nueva vida en Él.

 

Romanos 10:9 dice: "si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo".

La salvación es el regalo gratuito de Dios para nosotros y, a través de ella, nos convertimos en Sus hijos. Es una aceptación irrevocable en la familia de Dios y es un empoderamiento para vivir la vida completa y plenamente con el propósito de reflejar a Dios en el resto de su creación. Si no estás seguro de si estás bien con Dios, o si tienes por seguro que necesitas a Jesús en tu vida, puedes elegir seguirlo ahora mismo orando una oración de entrega a Jesús...

 

Querido Jesús, hago esta oración porque sé que he hecho mal al vivir sin ti. Lo siento y confío en que tú me perdonarás. Acepto tu amor y gracia por mí y te pido que seas mi Señor. Ayúdame a creer en ti y a amarte cada día, y ayúdame a mostrarle al mundo cómo eres y cuán grande es tu amor.
En el nombre de Jesús. Amén.

¡Felicidades! Hacer esta oración con un corazón rendido a Jesús es el comienzo de uno de los viajes más importantes que puedes empezar: el camino de seguir a Jesús.

 

Si quieres conectar con la iglesia, déjanos tus datos para que un miembro de nuestro equipo pueda ponerse en contacto contigo.